Publicado el Deja un comentario

Bipedismo (la capacidad de caminar sobre dos piernas)

Muchas aves y animales caminaron sobre este «cemento» húmedo, dejando sus huellas en él. Entre ellos, caminaban dos homínidos Australopithecus afarensis, uno grande y otro pequeño, uno al lado del otro. El más grande probablemente llevaba algo pesado, ya que dejó una hendidura más profunda en un lado. Tal vez fuera una madre cargando a un niño.

Después, Sadiman volvió a entrar en erupción, dejando otra capa de ceniza y sellando las huellas para el futuro. La erosión a lo largo de millones de años acabó sacando a la luz las huellas, que fueron encontradas por investigadores que trabajaban con Mary Leakey. Fueron excavadas en 1978.

Las huellas no son totalmente humanas y tienen rasgos simiescos, incluyendo un dedo gordo ligeramente divergente. Los investigadores suponen que fueron hechas por Australopithecus afarensis porque son los únicos homínidos representados en el registro fósil de África Oriental para ese período.

Las huellas fósiles de hace más de 3 millones de años nos dicen que nuestros antepasados caminaban erguidos, como nosotros.

¿Cómo empezó el bipedismo?

Hay varias teorías sobre cuándo empezaron nuestros antepasados a caminar erguidos, pero una opinión popular es que quizás hace unos 7 millones de años, los primeros homínidos empezaron a adaptarse a un clima que se estaba enfriando globalmente.

Las enormes extensiones de selva tropical en África estaban siendo sustituidas por sabanas y manchas de bosque, lo que obligaba a los simios trepadores de árboles a volverse más hábiles para caminar sobre la tierra.

Nuestros antepasados que se aventuraban en la sabana eran recompensados con raíces, arbustos y ocasionales cadáveres de animales, lo que garantizaba que los que caminaban en dos patas tuvieran más probabilidades de sobrevivir.

El salto de los árboles a la tierra no fue tan grande como algunos podrían verlo. Es posible que algunas de las estructuras anatómicas de los primeros homínidos ya estuvieran preadaptadas al bipedismo mientras trepaban a los árboles y se estiraban para coger la fruta.

Las ventajas

La gran cantidad de ventajas que aportó el bipedismo hizo que todas las futuras especies de homínidos portaran este rasgo.

El bipedismo permitió a los homínidos liberar completamente los brazos, lo que les permitió fabricar y utilizar herramientas de forma eficiente, estirarse para coger la fruta en los árboles y utilizar las manos para la exhibición social y la comunicación. También podían ver más lejos sobre la hierba de la sabana -pero esto también podría haber sido una desventaja, ya que los depredadores probablemente podrían detectarlos más fácilmente.

Los homínidos bípedos podían pasar más tiempo buscando y rebuscando en la sabana abierta porque sus cuerpos estarían expuestos a menos luz solar de pie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *