Publicado el Deja un comentario

Lewis y Clark: cómo los exploradores El Cuerpo del Descubrimiento transformó América del Norte

Fue la mayor expedición de exploración que los jóvenes Estados Unidos de América habían conocido. El 14 de mayo de 1804, los copresidentes Meriwether Lewis y William Clark partieron desde el campamento Dubois, en las afueras de San Luis, Missouri, con un grupo de exploradores entusiastas y ansiosos. Apodado el «Cuerpo de Descubrimiento» por el presidente Thomas Jefferson, la expedición, durante los dos años siguientes, viajaría más de 8.000 millas hacia las tierras salvajes del noroeste del Pacífico y de regreso. Por el camino trazaría el curso del Destino Manifiesto, transformando el continente de América del Norte para siempre.

El 4 de julio de 1803, Jefferson anunció que Estados Unidos había comprado a los franceses el vasto territorio occidental de Luisiana -más de 825.000 millas cuadradas de tierra, habitada en su mayoría por nativos americanos-. ¿El problema? La mayor parte de la tierra nunca había sido vista por un ciudadano de los Estados Unidos de América.

Para remediar esta situación, el mismo día que el presidente Jefferson anunció la compra de Luisiana, también autorizó a Lewis a dirigir una exploración de la nueva tierra. Según Stephen E. Ambrose, autor de Undaunted Courage: Meriwether Lewis, Thomas Jefferson, and the Opening of the American West, Lewis supo al instante quién quería que dirigiera el viaje con él: Clark, a quien había conocido en el ejército estadounidense.

Lewis y Clark tenían orígenes similares pero personalidades distintas

Los dos hombres compartían un origen similar, pero temperamentos muy diferentes. Nacido en el seno de una familia terrateniente del condado de Albemarle (Virginia) en 1774, Lewis ejerció de asistente personal del presidente Jefferson, que desde hacía tiempo reconocía la sensibilidad, la brillantez y el carácter observador del joven. Pero Lewis también sufría algún tipo de enfermedad mental, que podía llevarle a pasar largas temporadas de melancolía y desesperación.

Por suerte, su co-comandante elegido, Clark, era un líder natural, con un temperamento fuerte y firme que rara vez flaqueaba. Nacido en 1770 en Virginia, Clark había pasado la mayor parte de su vida en las tierras salvajes de Kentucky antes de alistarse en el ejército y, posteriormente, dirigir la plantación de su familia. Los dos hombres presentarían un frente unido en su aventura hacia el Oeste, complementándose notablemente.

El presidente Jefferson ordenó al Cuerpo que «explorara el río Misuri y sus principales afluentes»

Cuando el Cuerpo del Descubrimiento partió del campamento del río Dubois, el encargo del presidente Jefferson fue claro. «El objetivo de su expedición es explorar el río Misuri y aquellos de sus principales afluentes que, por su curso y por enlazar con el océano Pacífico, pueden ofrecer las comunicaciones fluviales más directas y prácticas a través de este país para fines comerciales», escribió el presidente.

Para noviembre de 1804, el Cuerpo había llegado a Dakota del Norte, donde se consolidó su núcleo de 33 aventureros. El grupo incluía a dos valiosos miembros a los que Estados Unidos no había tratado con amabilidad: York, un negro propiedad de Clark, y una lemhi-shoshone embarazada de 16 años llamada Sacagawea, que había sido obligada a casarse tras ser comprada por un trampero franco-canadiense llamado Toussaint Charbonneau. Él también se uniría a la expedición. Al Cuerpo pronto se le unió el bebé de Sacagawea, Jean Baptiste Charbonneau, al que el cariñoso Clark llamaba «Pomp»

A pesar de las dificultades, el peligro y la constante amenaza de lo desconocido, el positivismo reinaría durante la mayor parte de la expedición. «No puedo prever ningún obstáculo material o probable para nuestro progreso, y por lo tanto abrigo las esperanzas más optimistas de un éxito completo», escribió Lewis en 1805. «En este momento, todos los miembros del grupo gozan de buena salud y de excelente espíritu; están celosamente comprometidos con la empresa y ansiosos por seguir adelante… todos al unísono, actúan con la más perfecta armonía. Con tales hombres tengo todo que esperar, y muy poco que temer.»

Una pintura de Sacajawea actuando como guía de Lewis y Clark a través de las Montañas Rocosas en el país de Oregón.

Foto: MPI/Getty Images

El objetivo del Cuerpo era crear relaciones amistosas con los nativos, entre los que se encontraba Sacagawea

Una de las principales misiones del Cuerpo era establecer una relación amistosa y basada en el comercio con los numerosos nativos que encontrarían en su viaje. Según el historiador James Ronda, Lewis y Clark compartían «un optimismo ingenuo típico de tanta diplomacia fronteriza euroamericana. creían que podían remodelar fácilmente las realidades del alto Missouri para que se ajustaran a sus expectativas… para sorpresa de los exploradores-diplomáticos, prácticamente todas las partes indias se mostraron resistentes al cambio y recelosas de los motivos estadounidenses».

En el transcurso de su viaje, el Cuerpo se encontraría con tribus como los Nez Perce, Mandans, Shoshones y Sioux. Muchas de estas tribus ofrecerían una ayuda inestimable en forma de indicaciones, alimentos y sabiduría sobre el Oeste. Además, le presentarían al Cuerpo tradiciones nunca vistas por los estadounidenses, como la danza del cuero cabelludo de los sioux. Clark describió la escena:

Una gran hoguera hecha en el Centro, unas 10 musiciones tocando en tamberines hechos de aros & de piel…con Pezones de Ciervo & atados para hacer un ruido de tintineo y muchos otros de tipo Similer, aquellos hombres empezaron a Cantar & Remolacha sobre el Temboren, las mujeres Se adelantaron muy Deckeradas a su manera, con las Cabelleras y Trofeos de guerra…& procedieron a Bailar la Danza de guerra.

Con la inestimable Sacagawea, que actuó como traductora y guía, los hombres remontaron el río Misuri hasta Montana. En junio de 1805, trabajando con las descripciones que les dieron los nativos americanos, descubrieron las Grandes Cataratas del Missouri, convirtiéndose en los primeros americanos en verlas. Lewis describió la sobrecogedora vista:

Había procedido en este curso unas dos millas … cuando mis oídos fueron saludados con el agradable sonido de una caída de agua y avanzando un poco más vi que el rocío se elevaba por encima de la llanura como una columna de humo. … pronto comenzó a hacer un rugido demasiado tremendo para ser confundido con cualquier causa que no fuera las grandes cataratas del Missouri.

Llegaron al Océano Pacífico 18 meses después del inicio de la expedición

Después de cruzar la divisoria continental a través del paso de Lemhi, en la actual frontera entre Montana e Idaho, se hizo evidente que no existía la legendaria ruta totalmente acuática hacia el Pacífico que el presidente Jefferson había esperado. El Cuerpo inició entonces una difícil travesía de 200 millas por las Montañas Bitterroot (el segmento norte de las Montañas Rocosas) antes de tomar los ríos Clearwater, Snake y Columbia hasta lo que hoy es la costa de Oregón, donde contemplaron el Océano Pacífico por primera vez en noviembre de 1805.

«¡Océano a la vista! Oh! la alegría», escribió Clark. «Gran alegría en el campamento estamos a la vista del Ocian, este gran octeano del Pacífico que hemos estado tan ansiosos de ver»

El Cuerpo instaló su campamento, construyendo el Fuerte Clatsop cerca de la actual Astoria, Oregón. Aquí pasaron el invierno, mientras Lewis y Clark compilaban informes describiendo todo lo que habían aprendido y visto, que incluían intrincados bocetos hechos por Lewis de todo, desde la hoja de arce hasta el buitre. Según el Servicio de Parques Nacionales:

Estos informes contenían mediciones y observaciones de su curso y de su flora, fauna, afluentes y habitantes circundantes…Lewis y Clark describieron al menos 178 plantas y 122 animales – incluyendo mamíferos, aves, reptiles y peces …Entre las nuevas especies que el Cuerpo del Descubrimiento encontró se encuentran el berrendo, el borrego cimarrón… el castor de montaña, la comadreja de cola larga, la cabra montés, el coyote y varias especies de conejo, ardilla, zorro y lobo… Enviaron de vuelta descripciones, especímenes zoológicos e incluso algunos animales vivos. Uno de los animales enviados al presidente Jefferson en 1805 fue una «ardilla ladradora», o «perro de las praderas de cola negra».

Lewis y Clark fueron aclamados como héroes en América

En marzo de 1806, la expedición inició su viaje de regreso al Este. Fue durante esta última etapa de la expedición cuando se produjo la única escaramuza violenta -con la tribu de los Pies Negros en el sitio de lucha de Two Medicine en Montana.

El Cuerpo del Descubrimiento regresó a San Luis el 23 de septiembre de 1806. Lewis y Clark se dirigieron a Washington, D.C., para contarle al presidente Jefferson todo lo que habían visto. Fueron aclamados como héroes, pero esto fue desde una perspectiva puramente estadounidense. Intencionadamente o no, el trazado del noroeste del Pacífico por parte del Cuerpo marcó el principio del fin de los pueblos nativos del oeste, que habían vivido en la zona durante miles de años.

El éxito de la expedición debería haber señalado el comienzo de carreras ilustres para Lewis y Clark. Sin embargo, el destino tenía otros planes. La vida posterior a la expedición resultó difícil para el frágil Lewis, que fue nombrado gobernador del territorio de Luisiana. Murió por suicidio (¿o asesinato?) en la posada Grinder’s Stand, a 70 millas de Nashville, el 11 de octubre de 1809.

Clark prosperaría, sirviendo como Gobernador del Territorio de Missouri y Superintendente de Asuntos Indios. También patrocinó la educación del hijo de Sacagawea, que se convertiría en un legendario viajero del mundo, alcalde, comerciante de pieles, explorador militar y minero de oro. Clark murió en San Luis en 1838.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *